SHARE:

Bajas durante la Guerra Civil

El costo de la guerra: muertos, heridos, capturados y desaparecidos
Disponible en: English
Union dead after the Battle of Gettysburg, Gettysburg, Pa., 1863. Photo by Alexander Gardner

La Guerra Civil fue el conflicto más sangriento de Estados Unidos.  La violencia sin precedentes en batallas como las de Shiloh, Antietam, Stones River y Gettysburg horrorizó a los ciudadanos y a la comunidad internacional.  Durante la Guerra Civil, murieron tantos hombres en cautiverio como durante toda la guerra de Vietnam.  Cientos de miles murieron de enfermedades.  Cerca del 2 % de la población, unos 620 000 hombres, perdieron la vida en cumplimiento de su deber.  Si se hace una comparación con el mismo porcentaje de la población actual, la guerra habría provocado la muerte de seis millones de personas.

La guerra en cifras

El costo de la guerra en vidas humanas superó todas las expectativas.  Desde la Guerra Civil ningún otro conflicto estadounidense ha provocado un derramamiento de sangre semejante. 

Pérdidas militares en las guerras de Estados Unidos

Bar graph depicting the number of casualties by war

La cantidad de muertos de la Guerra Civil es superior a la cantidad de muertos de la totalidad de los conflictos estadounidenses hasta la guerra de Vietnam.  Hay quienes creen que esta cifra alcanza los 850 000 muertos.  Pero la Civil War Trust no está de acuerdo con esta afirmación.

Bajas en las batallas de la Guerra Civil

More American soldiers became casualties at the Battle of Gettysburg than in the Revolutionary War and War of 1812 combined.

Descripción: La batalla de Gettysburg provocó más bajas de soldados estadounidenses que la guerra de Independencia y la guerra Anglo-Estadounidense de 1812 juntas.

La tecnología militar y la antigua doctrina táctica se combinaron para provocar un número de bajas en combate sin precedente en la historia de Estados Unidos.

Cantidad de soldados de la Guerra Civil por población

North and South compared
Even with close to total conscription, the South could not match the North's numerical strength. Southerners stood a significantly greater chance of being killed, wounded, or captured.

Descripción: Aunque en el sur el reclutamiento era obligatorio para prácticamente la totalidad de la población, la cantidad de efectivos no era equivalente a la del ejército del norte.  Además, los sureños corrían un riesgo mucho mayor de morir, resultar heridos o ser capturados.

Cantidad de muertes de militares confederados por estado

csa losses by state
This chart and the one below are based on research done by Provost Marshal General James Fry in 1866. His estimates were based on Confederate muster rolls--many of which were destroyed before he began his study--and many historians have disputed the results. The estimates for Virginia, North Carolina, Alabama, South Carolina, and Arkansas have been updated to reflect more recent scholarship.

Descripción: El siguiente cuadro y el que figura a continuación se basan en una investigación realizada por el jefe del cuerpo de la policía militar James Fry en 1866.  Sus estimaciones sobre los estados del sur se basaron en listas de personal militar de los confederados (muchas de las cuales fueron destruidas antes de que comenzara su estudio), y muchos historiadores han cuestionado los resultados.  Las estimaciones relacionadas con Virginia, Carolina del Norte, Alabama, Carolina del Sur y Arkansas se han actualizado para reflejar los estudios más recientes. 

Cantidad de muertes de militares de la Unión por estado

usa losses by state
Given the relatively complete preservation of Northern records, Fry's examination of Union deaths is far more accurate than his work in the South. Note the mortal threat that soldiers faced from disease.

Descripción: Dado que prácticamente la totalidad de los registros del norte se conservaron, el estudio de Fry sobre la cantidad de muertos en el ejército de la Unión es mucho más preciso que su investigación sobre el sur.  Es importante destacar el riesgo que corrían los soldados de morir de enfermedades.

 

Bajas de guerra

kwc totals
There were an estimated 1.5 million casualties reported during the Civil War.

Descripción: Durante la Guerra Civil se registraron cerca de 1,5 millones de bajas.

Una «baja» es un militar perdido por muerte, heridas, lesiones, enfermedades, reclusión, captura o desaparición en combate.  Los términos «baja» y «muerte» no son equivalentes, pues la muerte es solo una de las formas en que un soldado puede ser dado de baja.  En la práctica, los oficiales se encargaban de registrar las bajas ocurridas bajo su mando.  Si un soldado no era capaz de desempeñar sus funciones básicas por alguno de los motivos descritos anteriormente, se consideraba una baja.  Esto significa que un mismo soldado podía registrarse como baja varias veces durante la guerra.

La mayoría de las bajas y muertes durante la Guerra Civil eran provocadas por enfermedades no relacionadas con el combate.  Por cada tres soldados muertos en combate, cinco morían de enfermedades.  Dada la naturaleza primitiva de los medicamentos empleados en la Guerra Civil, tanto por su desarrollo como por la experiencia de uso en el ejército, muchas heridas y enfermedades curables resultaban fatales. 

Nuestra concepción moderna de baja incluye a las personas que han sufrido daños psicológicos como consecuencia de la guerra.  Esta distinción no existía durante la Guerra Civil.  Los soldados que sufrían de lo que hoy se conoce como estrés postraumático no eran incluidos en ninguna categoría y quedaban en el abandono.

Consecuencias

gettysburg dead
The Battle of Gettysburg left approximately 7,000 corpses in the fields around the town. Family members had to come to the battlefield to find their loved ones in the carnage. (Library of Congress)

Descripción: La batalla de Gettysburg dejó unos 7000 cuerpos en los campos que rodeaban la ciudad. Los familiares debían entrar al campo de batalla para recuperar a sus seres queridos fallecidos en combate.

Aproximadamente uno de cada cuatro soldados que iban a la guerra nunca volvían a sus casas.  Al principio de la guerra, ninguno de los dos ejércitos contaba con mecanismos para gestionar el número de muertos del que el país iba a ser testigo.  No existían los cementerios nacionales, los datos de entierro ni los mensajeros que comunicaban el parte de soldados perdidos.  La mayor catástrofe humana de la historia de Estados Unidos, la Guerra Civil, enfrentó a la nueva nación a niveles de muerte y destrucción jamás vistos antes ni después de esta época.

El reclutamiento era muy localizado durante la guerra.  Para formar los pilares fundamentales de los ejércitos, solían reclutarse regimientos de unos mil hombres de entre las poblaciones de unos pocos condados adyacentes.  Los soldados iban a la guerra con sus vecinos y parientes.  La forma en que se realizaba el reclutamiento significaba que una tragedia en el campo de batalla podía sembrar el caos en una comunidad. 

El 26.° Regimiento de Infantería de Carolina del Norte, compuesto de 800 reclutas provenientes de 7 condados del oeste del estado, sufrió 714 bajas en la batalla de Gettysburg.  El 24.º Regimiento de Infantería de Michigan se puso en guardia contra el 26.° Regimiento de Infantería de Carolina del Norte en la batalla de Gettysburg y perdió 362 de sus 496 efectivos.  Prácticamente la totalidad de los estudiantes de la Universidad de Misisipi (135 de 139) se alistaron en la Compañía A del 11.º Regimiento de Infantería de Misisipi.  La totalidad de los miembros de la Compañía A, también conocida como los «Universitarios Grises» (University Greys), fueron bajas en la Carga de Pickett.  Dieciocho miembros de la familia cristiana de Christianburg, en Virginia, murieron durante la guerra.  Se calcula que uno de cada tres hogares del sur perdía al menos un miembro de la familia.

Uno de cada trece soldados sobrevivientes de la Guerra Civil volvía a su casa con una o más extremidades menos.  Los empleos disponibles en granjas o fábricas antes de la guerra se volvían prácticamente inaccesibles.  Esto aumentó la conciencia sobre las necesidades de los veteranos de guerra, así como la responsabilidad y el poder social de las mujeres.  Sin embargo, para muchos no había ninguna solución.  Decenas de miles de familias quedaron destruidas.

La dificultad de los registros

Conocer la cantidad de bajas entre los soldados de la Guerra Civil es un proceso complejo. Es tan complejo que incluso ciento cincuenta años más tarde nadie ha podido establecer, y probablemente nadie lo hará, el número exacto de bajas, en especial del ejército confederado.

Para calcular fehacientemente la cantidad de efectivos en los ejércitos, pueden analizarse tres documentos principales: las listas de reclutamiento, las listas de personal militar y las listas de bajas. Al seguir uno de estos métodos de investigación pueden observarse innumerables errores e inconsistencias; los registros en cuestión son hojas pequeñas redactadas y compiladas hace ciento cincuenta años por personas en las circunstancias más estresantes y confusas que puedan existir. Había estaciones de reclutamiento en varios pueblos y ciudades de todo el país, pero en la mayoría de los casos solo las estaciones que se encontraban en las principales ciudades del norte mantenían registros fiables. Los registros de reclutamiento del ejército confederado son prácticamente inexistentes.

 

union soldier
The average Civil War soldier was 26 years old, weighing 143 pounds and standing 5'8" tall. (Library of Congress)

Descripción: El soldado promedio de la Guerra Civil tenía unos 26 años, pesaba 65 kilos y medía 1,76 metros. (Biblioteca del Congreso)

En las listas de personal militar, generadas cada varios meses por los oficiales de mando, los soldados de las respectivas unidades figuran como «presentes» o «ausentes». Estos documentos proporcionan un panorama de la composición de las unidades en un momento y lugar dados. Dejando de lado los errores comunes en los nombres y la falta general de precisión sobre el motivo por el que un soldado estaba «presente» o «ausente», las listas de personal militar proporcionan una mirada valiosa hacia el pasado. Lamentablemente estos documentos eran transportados en mula en la retaguardia de los ejércitos en combate. Su estado de conservación se ha visto afectado por la lluvia, el cruce de ríos, los errores administrativos y las cabalgadas.

Las listas de bajas permiten conocer la cantidad de hombres de una unidad muertos, heridos o desaparecidos en combate. Sin embargo, los combates sumían a los ejércitos en un caos administrativo que hacía que los registros recabados durante las horas y los días inmediatamente posteriores a la batalla dejaran tantas dudas como respuestas. Dudas como ¿quiénes son los desaparecidos?, ¿estos hombres desaparecieron, o murieron y no fueron encontrados?, ¿qué se consideraba una herida?, y ¿todos los ejércitos calificaban estos sucesos de la misma forma?, ¿qué ocurría con los soldados heridos?, ¿permanecían en su unidad, volvían a sus casas o morían?

Seguramente nunca existirá un registro exacto de estos hechos.  Los efectos de esta guerra devastadora se sienten incluso hoy en día. 

«Esperamos de corazón, le suplicamos a Dios, para que el profundo castigo de la guerra acabe pronto. Sin embargo, si es la voluntad de Dios que esta continúe hasta que la riqueza construida durante doscientos cincuenta años con el trabajo duro e injusto de los esclavos quede reducida a ruinas, hasta que a cada gota de sangre derramada a fuerza de látigo le corresponda otra derramada a fuerza de espada, repito las palabras pronunciadas hace tres mil años: “los juicios del señor son verdaderos y totalmente justos”».

--Abraham Lincoln, segundo discurso inaugural.